Noticias reciente

Monsieur Periné y su encanto latinoamericano


La banda colombiana quiere rescatar, reinventar y aprender de la música tradicional en Encanto tropical, su nuevo álbum
 POR SANTIAGO ANDRADE |



A veces es difícil pensar que Hecho a mano, el primer disco de Monsieur Periné, haya salido apenas hace seis años, aunque ya venían moviéndose en la escena local bogotana desde antes. Entre los universitarios y personas de algunos colegios se hablaba de la música de una banda que cantaba en francés, que estaban entre el swing y algunos sonidos folclóricos. Pero también había una dosis fuerte de pop y jazz. Algunos decían que habían salido del Liceo Francés, otros que ni eran colombianos, aunque la mayoría, en realidad, no sabía su origen. Se compartían videos de YouTube de Suin romanticón y La muerte. Era un sonido diferente con toques familiares. O al revés: familiar con cosas distintas.

Empezaron a sonar en radio y sus redes sociales fueron creciendo. Se presentaron en todos los espacios imaginables, desde los más pequeños, estudiantiles, familiares y corporativos, hasta una de las versiones tempranas de Estéreo Picnic en 2011.
El color y la parte visual se volvieron fundamentales. La gente dejó de hablar de “la banda que canta en francés”. Ahora era Monsieur Periné (con las distintas pronunciaciones que nacieron). Con Hecho a mano lograron llevar su particular jazz gitano en presentaciones que se extendieron por México y varios países de Europa.

Para el segundo álbum trabajaron en la producción con Eduardo Cabra, Visitante de Calle 13. Caja de música los proyectó mucho más en el panorama internacional. Colaboraron con Vicente García, Rubén Albarrán y el sonido de la banda se agigantó. Había más cuerdas, más vientos. La voz de Santiago Prieto, quien toca varios instrumentos en el grupo, tenía más presencia. Todavía estaba el francés, el swing, el pop y el folclor, pero con una fuerza adicional. En 2015, el año que salió el disco, Periné se llevó el Grammy Latino a mejor artista nuevo.
Ahora han pasado tres años desde el lanzamiento de Caja de música, el mismo tiempo que transcurrió entre Hecho a mano y el segundo disco. Desde finales de 2017 se empezó a hablar del tercer álbum de Monsieur Periné, aunque se sabía muy poco. El mes pasado se lanzó el primer sencillo, Bailar contigo, un tema con un sonido perfecto para lo que dicta la canción. El grupo la compuso con Mauricio Rengifo, el productor y compositor de Despacito, la canción que ha roto todos los récords en la industria musical.
Pero eso es solo una parte pequeña de Encanto tropical, el trabajo discográfico que Periné lanza este mes y que tuvo a Cabra de nuevo como productor. No se dejen engañar, el álbum no se va exclusivamente por la dirección sonora de Bailar contigo. El disco es un recorrido de 11 canciones por la historia musical de América Latina y el paisaje sonoro que ha caracterizado a esta parte del continente. La banda quiere “rescatar historias, tradiciones, lenguajes que se han mutilado y que no es lo que se oye a diario”, le contó Catalina García, vocalista del grupo, a Rolling Stone. Quieren aprender de las raíces latinas, reinventarlas —conectar esa cultura que muchos jóvenes no tienen presente— y entregárselas en un disco que reúne un poco de todo: balada, swing, jazz, bolero, cumbia, lo tropical, las montañas.
Pero no hay que confundirlo con un trabajo de folclor. Aunque una parte muy grande de su alma sí viene de ahí, también hay una exploración tecnológica con sintetizadores, samplers y teclados: “Un híbrido entre lo orgánico y lo electrónico”, dice Prieto.
ENCANTO SIN TABÚS “El gran reto era quitarnos los prejuicios”, dice Catalina, vocalista de Monsieur Periné.

Si Caja de música tenía más texturas y se sentía más grande que Hecho a mano, Encanto tropical multiplica esta sensación. Los arreglos —hechos en su totalidad por Prieto— y la variedad de sonidos sobresalen en cada canción. Hay temas que se sienten gigantescos por todo el trabajo de orquestación que hay detrás de la voz de Catalina.
Veneno es una canción de ese swing mezclado con afrobeat que tanto le gusta a Periné. Por momentos es fácil imaginarse a un grupo de personas, mujeres con vestido de los años 20 y hombres en traje con tirantas, bailando en una película muda y en blanco y negro. Para Catalina es un tema “medio sexual, medio animal”, de lo que pasa después de una relación, cuando alguien está volviendo a buscar cosas nuevas, pero que, de todas formas, va con cuidado. Los versos los hicieron en la casa de Julieta Venegas y con la artista mexicana, que sin duda también dejó algo de su sello en este corte.
Si Bailar contigo y Veneno suenan a lo que Periné tiene acostumbrados a sus fanáticos, La sombra, al principio, seguramente los coge fuera de base. Esta es una canción con un ritmo lento y una estética muy definida. Los tracks más pausados del grupo suelen tener un toque de movimiento que evita que lleguen a ser baladas. Pero este tema sí podría caer en esa categoría. Leonel García (una mitad de Sin Bandera y quien ha compuesto éxitos como Sirena, además de escribir para artistas como Alejandro Fernández, Ana Torroja y Carla Morrison) acompaña a Catalina en la voz. El arreglo de cuerdas, comenta Prieto, está inspirado en los Beatles.
Otras canciones evocan los sonidos más tradicionales, aunque algunos podrían usar la palabra viejos. Prieto insiste en que, para él, ese no es el término adecuado porque escucha ese tipo de música a diario. Se puede oír la influencia de artistas como Lucho Bermúdez o Pacho Galán en Encanto tropical, la canción que entrega el título al disco. “Es un grito de resistencia”, dice Catalina sobre este tema. “Queremos mostrarles a los jóvenes algo que, seguramente, no han escuchado”.
Pero la conexión que quiere hacer Periné no se limita a la juventud y a los artistas colombianos. Este es un puente que quieren construir con toda América Latina. En Me vas a hacer falta el recorrido del álbum aterriza en La Habana, Cuba, con un bolero interpretado en su totalidad por Prieto, quien hace un aporte muy significativo con su voz en este álbum.
Por su parte, La tregua viaja a Argentina, hasta los barrios populares de Buenos Aires para encontrarse con la cumbia villera y el sonido característico del sintetizador que se suele utilizar en este género. No es complicado imaginarse a un grupo de hinchas de cualquier equipo de fútbol tomando la base de esta canción para para inventarse una barra. El tema se compuso junto a Juancho Valencia de Puerto Candelaria y, para completar la argentinidad que se siente, Vicentico canta algunos versos.
Encanto tropical no sabe a Colombia ni a Francia. En cambio, reúne a América Latina, a los franceses y al jazz gitano. Cada canción viene de un lugar diferente y de una experiencia distinta que refleja sentimientos o emociones. “El gran reto era quitarnos los prejuicios”, dice Catalina. No solo se los quitaron, los hicieron trizas. Monsieur Periné da una clase magistral de los sonidos latinos. Tienen claro de dónde vienen. Ahora solo les queda seguir mirando hacia adelante.
 
Fuente: rollingstone.com.co

No hay comentarios